Labores y Manualidades

Manualidades y Labores, técnicas y creatividad

Ideas para reutilizar las cápsulas de café

Enciendes la máquina, le colocas la cápsula de café y aprietas un botón. Así de fácil es prepararse un café expreso como el de las cafeterías, con el nuevo sistema de café en cápsulas extendido hace ya algunos años en nuestro país. Las clásicas cafeteras italianas u otros métodos de preparación han sido relegados a un segundo plano por estas máquinas de café y sus monodosis.

La verdad es que admito que este método tiene muchas ventajas y por eso tiene tantos adeptos que van en aumento cada día.

Ideas para reutilizar las cápsulas de café

A parte de la facilidad de uso, que es evidente, me encanta la posibilidad de poder degustar diferentes variedades de café con distintas intensidades y texturas. Además puedes elegir el tamaño de la taza que prefieras: Ristretto, Espresso, Lungo o Cappuccino.

Pero no solamente puedes preparar un café, tienes la opción de hacer té, leche, chocolate… lo que está muy bien para que también los más pequeños de la casa puedan usar la máquina, que les encanta hacerlo. En Delicista hay un completo reportaje sobre las ventajas y problemas de cada marca, yo en casa tengo una Tassimo y estoy muy contenta.

Sin embargo, con cada cápsula que introducimos y gastamos, estamos desechando miles de cápsulas de aluminio, que al final de año, se convierten en miles y miles de cápsulas. Muchas personas piensan que se pueden echar en el contenedor amarillo para su reciclaje, pero hay que recordar que son cápsulas de aluminio, no de plástico, por lo tanto no es valido ese contenedor.

Algunas marcas ya han puesto a disposición de los consumidores puntos de reciclaje para poder desechar las cápsulas, por ejemplo la marca Nespresso tiene ya 900 puntos repartidos ya por toda la geografía española.
Pero, ¿que hay de los que no tienen acceso a esos puntos de reciclaje? ¿Hay alguna manera práctica de reutilizar las cápsulas de café?

Se han ideado maneras de volver a introducir café molido en las cápsulas, después de usarlas, se limpia bien por dentro, se vuelve a llenar de café y se vuelve a cerrar con papel de aluminio. El peligro esta en que usando estás cápsulas estaremos poniendo en riesgo a nuestra cafetera.

Sin embargo hay otras opciones más prácticas para reutilizar estas cápsulas, se trata de diversas manualidades, muy fáciles de hacer, como por ejemplo bisutería, bolsos, cortinas o relojes.

  • Broche con forma de flor: El clásico ejemplo de un sencillo broche con cápsulas de café. Se corta a la mitad la cápsula con un cúter, con la parte cerrada de la base se van haciendo pequeñas ondulaciones por las paredes con una pinza de punta redonda, luego presionamos y juntamos con la base, quedándonos una especie de flor redonda. Con la otra parte de la cápsula hacemos lo mismo. Para finalizar juntamos unos cuantos, las pegamos con cola caliente (en pistola) y ya tenemos nuestro broche. En este video está muy bien explicado:

  • Anillos: Una opción original para lucir un anillo nuevo. Aplastamos 2 cápsulas del mismo color hasta que queden planas, las ondulamos ligeramente con una pinza de punta redonda y las pegamos una junto a la otra. Recortamos el borde de otra cápsula y lo enrollamos con la pinza hasta formar una rosa. Lo pegamos encima de las cápsulas que ya teníamos y por el lado opuesto colocamos el aro del anillo. Los pasos los podéis seguir aquí:
  • Cortina para una puerta: Si si, hasta cortinas se pueden hacer. Se aplastan las cápsulas, ojo que para una puerta de 2 metros de altura es necesario 720 cápsulas, se hace un agujero y se pasa hilo de pesca hasta unirlas todas (dejamos una separación de unos 5 cm de distancia entre monodosis).
  • Pendientes y collares: En este video podéis ver varias ideas para confeccionar vuestros pendientes y collares. Con solamente dos cápsulas, un poco de cola y un enganche para pendientes se puede hacer algo tan sencillo como unos pendientes. Y a partir de ahí pulseras, collares y todo lo que podáis imaginar.

Como veis, son muchas cosas las que se pueden hacer con unas simples cápsulas de café que aparentemente no sirven para nada. Estos son solo unos ejemplos, a partir de ahí podéis hacer vuestras propias creaciones.

Os animo a que pongáis en práctica esta gran iniciativa para reciclar vuestras cápsulas y a partir de ahí crear nuevos objetos.