Labores y Manualidades

Manualidades y Labores, técnicas y creatividad

Tapizar un sillón

Tapizar un sillón es una buena manera de darle una segunda vida. Tanto si cambiamos la decoración de nuestro salón como si su estampado se ha quedado anticuado, tapizar con otras telas un sillón o un sofá puede cambiar completamente el estilo de nuestro sillón, restarle años e incluso convertirle en un elemento elegante de la estancia.

Dependiendo de con que telas lo tapicemos, puede aportar un toque sofisticado al salón, o podemos tapizar un sillón que teníamos en el comedor con telas de dibujos para colocarle en el cuarto de los niños.

Tapizar un sillón

Otra buena manera de ahorrar dinero en la adquisición de este tipo de muebles es comprar un sillón en una tienda low cost, por ejemplo, Ikea, que suelen tener estampados muy sencillos, con telas no muy buenas, y tapizarlo con otros tejidos de más calidad.

¿Porqué tapizar un sillón?

No solamente para renovar el tejido exterior cuando el interior esta en buenas condiciones, también cuando una pieza necesita algún tipo de reparación en la estructura ya sea parcial o total (nueva amortiguación, nuevos rellenos, nuevas grapas...). Todas estas acciones son competencia de un tapicero profesional.

Hay tantos estilos diferentes, tantos motivos y diseños distintos que tenemos todo un mundo a nuestra disposición para cambiar aquello que no nos gusta o que se ha pasado de moda, en algo completamente actual y que nos encanta.
La tapicería más resistente que podemos ponerle es el cuero natural, que de da un efecto de calidad inmediato. Su desventaja es que es lo más caro que vamos a encontrar.

Una tapicería de cuero sintético o polipiel dará el mismo efecto visual, y será más asequible, pero no nos durará tanto porque es menos resistente.
Ciertos tejidos son más resistentes que otros, y por eso debemos de ser muy cuidadosos en la elección, dependiendo de quién va a usar el sillón.

De esta manera tendremos un mueble barato, que no lo parece.
Y si no podemos gastarnos tanto, podemos realizar nosotros mismos el tapizado del sillón, si es que tenemos un poco de maña con las telas. Hay muchos vídeos que nos muestran como hacerlo paso a paso, con las técnicas y los materiales que vamos a necesitar. Podemos hacernos con uno en Internet o en cualquier tienda de telas.

Antes de empezar cualquier proyecto de tapicería, hay que leer acerca de las normas de seguridad que hay que seguir.
Es esencial contar con los metros de tela necesarios, y algo más por si ocurre algún fallo o imprevisto.

Revisar el corte y costura básica y los segmentos de tapicería. Vamos a dividir el sillón en diferentes partes para que no se nos pase ninguna, el asiento, el respaldo, los reposabrazos interior, el reposabrazos exterior, los cojines sueltos, el faldón, las patas... Y si no tenemos mucha maña para estas cosas y no nos atrevemos a desmontar nuestro sillón, pero no podemos permitirnos llevarlo a un tapicero, siempre podemos comprar una funda para cubrirlo, o una manta bonita.

Añadir varios cojines llamativos desviará la atención del sillón a los cojines, y no nos fijaremos tanto en los defectos de la tapicería de nuestro sillón.

Tenemos varias opciones para renovar nuestro viejo sillón, y dependiendo de lo que nos queramos gastar tendrá un mejor resultado o uno más pasable.